martes, 7 de julio de 2020

Sedes de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega, (1913-1930)




Cámara Oficial de Comercio e Industria de Torrelavega, 1930.
Colección Tomás Bustamante

            Al principio, en sus comienzos, la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega ocupará varios emplazamientos hasta que en 1929 inaugure su primera sede en propiedad: un edificio de nueva construcción erigido en el lugar de la Llama, en la Avenida de Miguel Primo de Rivera[1]. Hasta ese momento y durante dieciséis años, que es el periodo que se extiende desde que se crea la Cámara en 1913 hasta 1929, la institución se va a instalar en dos locales más.
                Los primeros pasos los va a dar en el edificio en donde estaba ubicado el ayuntamiento de Torrelavega, que en aquellos años era en la Plaza del Grano. Allí se celebran las primeras reuniones y se trabaja en los documentos que van a ser enviados a Madrid en el otoño de 1912, en los cuales se solicita la creación de una “Cámara local” para esta ciudad. El alcalde, Florencio Ceruti Castañeda[2], barón de Peramola y Peracolls, desde su despacho, impulsa y da cuerpo a este proyecto que intenta que sea el de toda la ciudad.
                Nombra y designa al que va a ser el primer secretario accidental de la Cámara, Francisco Fuentes Fresnedo, y a las personas que formarán parte de la Junta Provisional de la Cámara de Comercio en enero de 1913. La Real Orden por la que se autorizaba la creación de la Cámara ponía condiciones. Debían de comprometerse, los comerciantes, de los gastos que no fueran cubiertos con los ingresos y que aparecían reflejados en los presupuestos anuales. Un notario debía de certificar esta obligación redactando una “escritura de compromiso” que debían de firmar los peticionarios. El alcalde lo soluciona en pocos días. Persuade a cuarenta ciudadanos, propietarios, comerciantes, industriales y convecinos comprometidos con el proyecto. Él también lo hará. La escritura es remitida a Madrid en febrero de 1913 y, un mes más tarde, otra Real Orden aprobará la constitución oficial de la Cámara de Comercio. En abril de ese mismo año, también se elige el ayuntamiento como lugar donde se van a exponer las listas de comerciantes e industriales que con derecho a voto son elegibles. La reunión para elegir la primera Junta Directiva de la Cámara se va a celebrar, el día 27 de abril, “en el Salón de Sesiones del Ayuntamiento”[3].
                Por lo tanto podemos confirmar que las dependencias y el salón de plenos del consistorio municipal situado en la Plaza del Grano es el lugar donde se dan los primeros pasos para la constitución de la nueva institución. Confirma esta hipótesis la aparición en los periódicos y semanarios de la época, en los primeros días del mes de febrero, de un edicto de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega. Estaba firmado por Francisco Fuente Fresnedo, funcionario y secretario accidental de la Cámara, y en él se hacía un llamamiento a los contribuyentes con derecho a voto de esta ciudad. El censo electoral había que publicarlo y correspondía verificar sus errores. Decía el edicto: […] Se hace saber al público que, formado el censo electoral de contribuyentes con voto, para la elección de miembros de dicha Cámara, quedará expuesta a los interesados, durante la primera quincena del mes de febrero, en la secretaria piso 2º de la casa número 4 de la Plaza de Baldomero Iglesias. […]
                En el acta de la siguiente sesión, la del 25 de mayo, no se recoge en dónde se celebra. Será una reunión pequeña a la que solo van a asistir siete personas y el secretario: “Reunidos, previa convocatoria, bajo la Presidencia de don César Campuzano Ruiz[4], los señores D. José Ortiz Ruiz[5], D. Santos Mesones García, D. Ignacio Pérez Canales[6], D. Arturo Fernández Diestro, D. Miguel Zabala Gómez, D. José de Diestro Sánchez, miembros de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio e Industria…”[7]. Posiblemente pudiera haberse celebrado en la primera sede de la Cámara, ubicada en el número 3 de la Plazuela del Sol. Se trataba de un local alquilado y preparado para tal fin. Por lo menos allí se alojaba la secretaria de la Cámara. Sabemos que esta sede, que a veces se definía como “local donde estaba instalada la secretaria de la Cámara”, no era pequeña. Su propietario hizo obras para acondicionarla a las necesidades del inquilino. Es posible que la Cámara de Comercio dispusiera de esta sede hasta 1915. Este año el administrador de la casa[8] donde estaba instalada la secretaria de la Cámara, Ricardo Fernández, escribe al presidente de la institución una carta reclamando “que se le abone una cuenta de gastos y de materiales invertidos en habilitar el local que en la aludida casa tenía alquilado esta Corporación”.



Primera sede de la Cámara de Comercio de Torrelavega, 1913.
 Colección Ricardo Bueno Fernández.


            En la sesión celebrada por la Cámara el día 29 de marzo de 1915 el presidente, César Campuzano Ruiz y los demás miembros de la Junta Directiva acuerdan “rechazar de plano esa pretensión por entender que dichos gastos no le son imputables y que se le haga saber dicho acuerdo”[9]. No quedó satisfecho el administrador de la casa y volvió a intentar por escrito la cobranza de lo gastado en adecentar y habilitar el local para la Cámara. Lo intenta por segunda vez y vuelve a reclamarlo por escrito. En la reunión de la Cámara correspondiente el día 31 del mes de mayo, encontramos datos que corroboran nuestras tesis: “D. Ricardo Fernández insiste que la Cámara le debía abonar los gastos por él realizados como administrador para habilitar un local independiente en la casa número 3 de la Plazuela del Sol en donde estuvo instalada la secretaria de la Cámara”. Aquí ya nos habla del lugar y el número donde estuvo la Cámara. La Junta Directiva de la Cámara ratifica su acuerdo de no acceder a dicha pretensión por considerarla improcedente.
            Queremos destacar la expresión reflejada en el acta que dice: “… en donde estuvo instalada….” en pasado[10].  Por la redacción de este nuevo escrito sacamos la conclusión que en este año de 1915 la Cámara abandona su primera sede y se instala en otra más amplia, en el número 32 de la calle Consolación. Corrobora esto último el hecho que se produce en la sesión de la Junta Directiva de la Cámara correspondiente al día 31 de marzo 1919, que es el día en que toma posesión el nuevo secretario de la Cámara, Manuel Barquín Agüero, y en donde “se fijan las horas de seis a ocho de la tarde para que esté abierto al público el domicilio Social de la Cámara cuya apertura será anunciada tan pronto se habilite el local necesario. También se aprueba ese mismo día “adquirir el material necesario para la Secretaria”. Luego suponemos que el secretario que redacta el acta habla de un nuevo domicilio social y este será el de la calle Consolación[11].  
                Seis años antes, durante los primeros meses de 1913 se va a vivir al primer piso del número 32 de esta calle Consolación, la modista Leonor Hidalgo: “La erudita modista señorita Leonor Hidalgo, ofrece á su numerosa clientela su nuevo domicilio en Consolación 32, primero”[12].  Es en esa casa donde se ubicará la Cámara de Comercio en el primer piso izquierda. Será su segunda sede, en donde también se va instalar “La Fábrica de Chocolates y Confitería” de Ángel Blanco.
                Podemos suponer que la mudanza se produce en 1919. Y se amuebla en octubre de ese mismo año: “A continuación se acuerda adquirir varios muebles para la Cámara”[13].  A final de año la Cámara vuelve a iniciar un proceso de mudanzas. El dueño de la casa, el indiano Ignacio Saro Colsa, que tenía alquilado el piso primero a la Cámara, lo necesitaba[14]. Se inicia el traslado, en la misma calle, en el mismo número pero en diferente piso, la Cámara subirá al segundo: “A continuación la presidencia pone en conocimiento de los Sres. Vocales de la Cámara que necesitando el dueño de la casa ocupar el piso donde hoy se encuentra instalado el domicilio de la Cámara, advierte a la misma la necesidad de ocupar el segundo piso del mismo edificio. Deliberado extensamente el asunto la Corporación acuerda encargar al Secretario de la Corporación para que solucione el asunto”[15].  


Segunda sede Cámara de Comercio número 32 de la calle Consolación en 1919.
Colección Amalia Saiz Blanco.



            Debajo de donde estuvo instalada la segunda sede de la Cámara de Comercio de Torrelavega, en la calle Consolación, estaba situada, desde 1921, la sucursal bancaria “Sociedad de Crédito y Fomento de Ahorros de Barcelona”. Allí se realizaban todo tipo de negociaciones mercantiles que tenían que ver con el crédito y la banca. Estaba especializada en operar en bolsa nacional y extrajera manteniendo información de las principales plazas: Paris, Londres, Roma, Zurich, Buenos Aires y New-York. Además, se realizaba compra y venta de monedas extrajeras. Esta sucursal que en Torrelavega tenía la Sociedad de Crédito y Fomento de Ahorros de Barcelona estaba dirigida por el convecino Ezequiel Cabrillo, que era su gerente. La matriz de esta sociedad de crédito adujo para realizar esta inversión “que Torrelavega era el centro comercial e industrial en una región agrícola y pecuaria de considerable importancia”[16].  Hay que recordar que por estos y otros motivos hacía unos meses que se había constituido otra sociedad crediticia en la ciudad: El Banco de Torrelavega (1920-1942)[17].  Eran buenos años para la ciudad.
            Es muy probable que  la Cámara de Comercio permanezca en este lugar diez años, desde 1919 hasta los primeros días del mes de enero de 1929, que es cuando se muda a su nueva sede, un magnífico edificio que se inaugura en agosto, en las fiestas de la Patrona de la ciudad. Será su tercera sede, la primera en propiedad.
            En el mes de enero de 1927 se va a producir un hecho que atañe al local que ocupaba la Cámara en la calle Consolación. Lo cuenta el historiador Aurelio García Cantalapiedra. “La Biblioteca Popular (1927-1937) ocupó, en sus comienzos, un local cedido por el ayuntamiento en su antigua sede de la Plazuela del Grano. En este local se inician provisionalmente las actividades de la prestigiosa institución cultural. Pasan los meses y en el mes de noviembre, el Ayuntamiento reclama a la Biblioteca Popular el local que le había cedido. Le necesitaba para instalar, lo antes posible, el Juzgado de Primera Instancia”. El problema plateado era grave y se resuelve gracias a la colaboración de la Cámara de Comercio, que le cede parte del piso de la calle Consolación. Compartieron el local aproximadamente año y medio. Para entonces, la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega había ya iniciado las obras de su nueva sede en la Avenida de Primo de Rivera. Y es a partir de enero de 1929 cuando se quedará en este piso exclusivamente la Biblioteca Popular.
                Víctor de la Serna en un artículo aparecido en el Álbum de Torrelavega que se había editado en verano 1929 con motivo de la inauguración de la nueva sede de la Cámara de Comercio, nos ofrece las claves sobre la sede en el número 32 de la calle Consolación: […] Fue la Cámara de Comercio quien acogió en su seno una gran institución de cultura, hoy próspera y robusta, hasta el punto de bastarse ella sola para dar tono y categoría intelectual a Torrelavega y colocarla en la avanzada de las ciudades cultas. Me estoy refiriendo a la Biblioteca Popular. Nació la idea de formarla entre reducido grupo de torrelaveguenses amantes del saber. La idea prendió rápidamente en el pueblo, la Cámara de Comercio ofreció su local para la primitiva instalación, y el día 13 de noviembre de 1927 se inauguraba socialmente la Biblioteca Popular de Torrelavega, después de haber tenido ya, para aquella fecha, un asombroso movimiento de libros […][18] Este mismo escritor definía la importancia de los comerciantes de Torrelavega y les dedicaba unas bellas palabras cuando hacía un llamamiento para visitar la ciudad: “No os asombréis si os dicen que todo esto lo han hecho los hombres de mandil y vara de medir”[19].  


Solicitud para construir la nueva sede de la Cámara de Comercio en 1927.
Archivo Municipal Torrelavega.


                También nos recuerda el admirado Aurelio García Cantalapiedra “el generoso apoyo prestado por la Cámara de Comercio a la Biblioteca Popular”. Durante el tiempo en que compartieron piso y salón, las actividades de La Biblioteca Popular fue escasa: el salón común a las dos entidades se encontraba lleno de muebles y enseres propios del trabajo de la Cámara que esperaban para ser enviados al nuevo domicilio[20]. La cesión para compartir la sede de la Cámara tuvo que aprobarla su órgano máximo. Lo hace el domingo 23 de octubre de 1927. A las 11.30 de la mañana se reúne el pleno de la Cámara y “aprueba por unanimidad la cesión del local a la Biblioteca Popular”. Un mes más tarde en el número 35 del Boletín Oficial de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega podemos leer la noticia: […] La Cámara de Comercio e Industria, ha dado acomodamiento a una Biblioteca Popular de vulgarización […]

 
Proyecto construcción nueva sede de la Cámara de Comercio de Torrelavega 1927. 
Archivo Municipal Torrelavega.

                Pasaron los años, catorce, desde que se había creado y constituido la Cámara de Torrelavega, y había llegado el momento de buscar una nueva sede donde albergar a la institución. Tocaba crecer y dar mayores servicios a sus asociados. Por entonces y desde 1922 era su presidente, Isidro Díaz-Bustamante Blanco[21]. Él y su Junta Directiva son los que inician las gestiones para construir la nueva sede, la primera en propiedad, en 1927. Isidro Díaz-Bustamante envía una carta al alcalde de la ciudad, donde le comunica:
                […] la construcción de un edificio de nueva planta en terreno sito frente al ferial de la Llama, colindante con la casa recientemente construida de Pedro Compostizo Fernández. […]. El escrito solicitando la licencia de obra junto a los planos del edificio, que también reproducimos, fue enviado el día 11 de julio de 1927. Se da la circunstancia que Isidro Díaz-Bustamante Blanco firma la carta como presidente de la Cámara y la recibe él mismo como alcalde[22].
            Este bonito edificio que aún hoy se conserva se construye en la Avenida Primo de Rivera que más adelante, a partir de 1930, será denominada José Ruano, en agradecimiento a las gestiones realizadas por este político a favor de los intereses de la Cámara y de la ciudad[23].
                Los planos se redactarán en 1926 y fueron aprobados el 22 de mayo junto al presupuesto que ascendía a 75.000 pesetas. Dos años antes, el 8 de noviembre, ya se había aprobado la creación de una comisión para negociar la compra de la finca que era propiedad del Conde de Torreanaz. Los designados fueron Pedro Compostizo Fernández[24] y Joaquín Ruiz de Villa[25] y la cantidad acordada 12.000 pesetas.


Proyecto construcción  nueva sede de la Cámara de Comercio en 1927: Fachada. 
Archivo Municipal Torrelavega.


            Los planos eran muy atractivos. El edificio proyectado ocupará una superficie de 280 metros cuadrados. Con una fachada principal que estaba remetida 3 metros de la alineación oficial “que se guardará con zócalo y verja”. Debido a que a este edificio se le iba a dar una doble función, por un lado ser sede de la Cámara de Comercio de Torrelavega y por otro, no menos importante, como centro docente, se habían dispuesto dos entradas. Por ello hubo que construir “un paso lateral de 2 metros de ancho y 10 de largo entre la casa de Pedro Compostizo Fernández y esta sede”. En la fachada posterior se había diseñado un acceso independiente y especial para las clases y así reservar la fachada principal para el servicio propio de la Cámara. Casi todo el edificio estaba destinado a clases en las dos alas, resultando cuatro clases con capacidad de 45 alumnos por aula. En la planta segunda y en lado izquierdo se había reservado para el salón de actos y juntas de la Cámara.
                La construcción era la de la época. El entramado horizontal de hormigón armado con ocho vigas maestras. Las fachadas de mampostería y los muros del cuerpo central de ladrillo. El forjado de los pisos era de hormigón y el pavimento de las clases de madera. “El vestíbulo de la planta baja y en la escalera principal se desarrollará una severa decoración en armonía con la importancia de estas. Los servicios, ampliamente dotados e independientes entre los propios de la Cámara y los de las clases, lo mismo ocurre con los guardarropías. En la buhardilla se habilitará la vivienda para el conserje”[26].
                 ¿Cómo se iba a financiar este proyecto? Este año el presupuesto de ingresos de la Cámara había ascendido a 123.933, 58 pesetas. El desglose era el siguiente:

INGRESOS
                                   Existencia en caja del ejercicio de 1927                     56.639,54
                                   Emisión de 550 Obligaciones 100 pesetas      50.000
                                   Ingresos por cuotas                                         17.294,04
                                                                                                 Total 123.933,58
GASTOS
                                   Presupuesto ordinario 1928                              9.659,03
                                   Presupuesto extraordinario 24 abril 1926       60.801,15
                                   Gastos extraordinarios 5 noviembre 1927      21.077,55
                                                                                                  Total 91.537,73
                                               Efectivo en caja a 1 de enero de 1929                       37.395,85

                Con estos números era imposible construir semejante obra. Por ello no le quedó más remedio a Isidro Díaz-Bustamante Blanco[27] que solicitar la ayuda del Gobierno de España. En el mes de noviembre recibe la respuesta a su petición: “una comunicación de la Dirección General de Comercio participando que su majestad el Rey se ha servido disponer que se apruebe el presupuesto extraordinario suplementario formulado por esta Cámara con destino a la ampliación de las obras para el domicilio social”[28].  Era la única forma
                La operación económica había sido aprobada por el Rey Alfonso XIII. Por una Real Orden de 24 de abril de 1926 se autorizaba a la Cámara de Comercio emitir 550 obligaciones de 100 pesetas cada una al 5.5% de interés anual y amortizables en 50 años. Por otra Real Orden la de 5 de noviembre de 1927 se autorizaba a la misma institución a emitir un Empréstito de 27.000 pesetas para “la ampliación de las obras del edificio” mediante la emisión de 270 obligaciones de 100 pesetas al 5.5% de interés anual y amortizable en 45 años. Por todo ello, la Junta Directiva aprueba “proceder a la emisión de 820 obligaciones de 100 pesetas de valor nominal al 5.5 % de interés anual”. 

 
Planta de la Cámara de Comercio e Industria.
Archivo Municipal Torrelavega


                Terminada la construcción, a finales de 1928, comienzan las mudanzas quedando la institución operativa en el nuevo edificio a partir de los primeros días del mes de enero del año siguiente. La primera Junta que se celebra es la del día 27 de enero y lo hace en el flamante salón de la Cámara. Era domingo por la mañana, la preside Isidro Díaz-Bustamante Blanco y junto a él los demás miembros de la Junta Directiva: José Molleda Ugarte[29], Valentín Sollet Alonso[30], César Herrero García[31], Antonio Pastrana, Ignacio Martínez Diaz de Entresotos[32], Luis Herrero y Juan Collado.
            Por ser un día histórico, fueron convocados a la reunión antiguos componentes de la institución: Santos Mesones García, Alfredo Lavid Rebolledo, Alfonso Pérez Gallego[33] y José de Diego Sánchez[34]. Con mayor espacio se desarrollaron más servicios y, sobre todo, un completo programa de formación para comerciantes y sus familias, que también se extendió a todos sus empleados. Impartía esta institución estudios mercantiles muy apreciados y solicitados y, también, clases de mecanografía y taquigrafía con matrícula gratuita para los hijos de los comerciantes y dependientes de comercio[35]. Hay que esperar hasta el verano de 1929 para inaugurar oficialmente la nueva sede de la Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega. Será el día 22 de agosto en plenas fiestas de la patrona de esta ciudad.
Torrelavega, julio 2020
                        Tomás Bustamante Gómez
www.torrelavegaantigua.com






[1] En la licencia a Pedro Compostizo para edificación de una vivienda en la calle Carrera habla de: “esquina a Miguel Primo de Rivera”. Archivo Municipal Torrelavega, 1926, Legajo H213.
[2] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/09/florencio-ceruti-y-castaneda-baron-de.html
[3] Libro de Actas de la Cámara de Comercio de Torrelavega, 1913/1920. Acta correspondiente a 25 mayo
1913. Archivo Cámara Comercio Torrelavega.
[4] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2014/02/cesar-fernandez-fernandez-1882-1949-con.html
[5] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/04/jose-ortiz-ruiz-pasiego-por-los-cuatro.html
[6] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/06/ignacio-perez-canales-comerciante-y.html
[7] Libro de Actas de la Cámara de Comercio de Torrelavega, 1913/1920. Acta correspondiente a 27 abril
1913. Archivo Cámara Comercio Torrelavega.
[8] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2019/05/historia-de-la-casa-de-santiago-sanudo.html
[9] Libro de Actas de la Cámara de Comercio de Torrelavega, 1913/1920. Acta correspondiente a 29 marzo 1915. Archivo Cámara Comercio Torrelavega.
[10] Libro de Actas de la Cámara de Comercio de Torrelavega, 1913/1920. Sesión de la Cámara de Comercio del día 31 de mayo de 1915. Archivo Cámara Comercio Torrelavega.
[11] Libro de Actas de la Cámara de Comercio de Torrelavega, 1913/1920. Sesión de la Cámara de Comercio del día 31 de marzo 1919. Archivo Cámara Comercio Torrelavega.
[12] Torrelavega Grafica, nº 57 del 5 abril 1913.
[13] Libro de Actas de la Cámara de Comercio de Torrelavega, 1913/1920. Sesión de la Cámara de Comercio del día 9 de octubre 1919.Archivo Cámara Comercio Torrelavega.
[14] En 1926 esta casa será adquirida por Ángel Blanco Saiz.
[15] Libro de Actas de la Cámara de Comercio de Torrelavega, 1913/1920. Sesión de la Cámara de Comercio del día 3 de noviembre de 1919. Archivo Cámara Comercio Torrelavega.
[16] La Prosperidad Montañesa. Noviembre 1921, pág17.                                                                                          
[17] Bustamante Gómez, Tomás: El Banco de Torrelavega 1920/1942. Artes Gráficas Quinzaños, 2009.

[18] Álbum de Torrelavega, 1929. Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega.
[19] Álbum de Torrelavega, 1929. Cámara de Comercio e Industria de Torrelavega.
[20] García Cantalapiedra, Aurelio;  La Biblioteca Popular de Torrelavega, 1927-1937. Artes Gráficas Bedia,
1988, págs. 21-27.
[21] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/10/isidro-diaz-bustamante-blanco.html ; y https://www.torrelavegaantigua.com/2012/04/isidro-diaz-bustamante-sa.html
[22] Boletín Oficial Cámara de Comercio, número 26 correspondiente a febrero de 1927.
[23] Juan José Ruano (1870-1930) nace en Santander. Fue abogado, jefe provincial del partido Liberal-Conservador, Diputado a Cortes y Ministro de Hacienda. Libro de Actas de la Cámara de Comercio de Torrelavega, segundo tomo. Acta del lunes 21 noviembre 1927. Archivo Cámara Comercio Torrelavega.
[24] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/02/pedro-compostizofernandez-1877-1962.html
[25] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2018/09/joaquin-ruiz-de-villa-gonzalez.html
[26] Libro de Actas de la Cámara de Comercio de Torrelavega, segundo tomo. Sesión 21 de noviembre de 1927. Archivo Cámara Comercio Torrelavega.
[27] Fue presidente de la Cámara del 8 de enero de 1922 al 14 de diciembre de 1931 y alcalde de    Torrelavega desde el 1 de enero de 1926 al 7 de febrero de 1928.
[28] Libro de Actas de la Cámara correspondiente al 21 de noviembre de 1927. Archivo Cámara de Comercio.
[29] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2012/05/jose-molleda-ugarte.html
[30] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/05/valentin-sollet-alonso-curtidor-y.html
[31] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2015/04/cesar-herrero-garcia-1874-1939-la.html
[32] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2014/10/ignacio-martinez-conde-diaz-de.html
[33] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2014/03/alfonso-perez-gallego-1863-1937-platero.html
[34] Libro de Actas de la Cámara de Comercio de Torrelavega, segundo tomo. Acta 27 enero 1929. Archivo Cámara Comercio Torrelavega, página 72.
[35] Tomás Bustamante Hurtado (1920-2009), padre del autor de este trabajo, cursó estudios mercantiles en esta sede de la Cámara, después de entrar a trabajar en Calzados Capillas a la edad de 7 años al quedarse huérfano de padre.

jueves, 21 de mayo de 2020

Graves inundaciones en 1908 en Torrelavega



Federico Rodríguez Piró con la Cruz de Isabel la Católica


            Si la peste fue el azote del siglo XVII, la viruela la del siglo XVIII, el cólera lo fue del siglo XIX. En el siguiente siglo, antes de verse azotada con la epidemia de la Gripe en 1918, Torrelavega se vio afectada por unas graves inundaciones.Las desgracias fueron importantes.
            En el verano de 1908, unas importantes inundaciones ponen a prueba la gestión de su alcalde, Federico Rodríguez Piró[1]. Los días 17, 18 y 19 de junio no dejó de llover. Una tromba de agua lo inundó todo. No se conocía nada igual. Los ríos desbordados, casas inundadas y destruidas y varias desgracias personales. Desaparecieron bajo la riada plantaciones de maíz y de todo tipo, y se interrumpió la circulación ferroviaria. Los principales periódicos daban la noticia: “Pueblo inundado”[2] al referirse a Torrelavega.    
            Los ríos desbordados y agitados parecían un mar. El Sorravides, que corre por el barrio de la Quebrantada, y el Linares o de la Llama que riega la barriada con ese nombre. Los ríos crecieron terriblemente, el Saja y el Besaya, cuyo caudal llegó a elevarse a 3,20 metros sobre su nivel habitual. Sobre las once de la mañana, se produjo un desbordamiento inundando casi todo el pueblo. En el barrio de la Llama, situado bajo el cerro de San Bartolomé, la inundación fue mayor. El agua desbordada del Linares se embalsó en los prados próximos, contenida por las altas y fuertes paredes hasta que cedieron sobre aquella parte de la población con horrible estrépito. Las casas de aquella barriada son viejas y endebles. Las puertas cedieron, y el agua llegó en las plantas bajas y cuadras a alcanzar una altura de metro y medio de elevación.
            Las primeras noticias apuntaban a se habían roto los depósitos del abastecimiento de aguas, situados en el cerro de San Bartolomé. Pronto se comprendió que no era si, y entonces se procedió a organizar las faenas de salvamento. Las autoridades locales, bomberos, la guardia civil, la guardia municipal, y todo el vecindario acudieron en auxilio del barrio amenazado. Con el agua hasta el cuello penetraron bomberos y guardias en las casas inundadas salvando a sus moradores de una muerte cierta. Primero se trató de sacar a la gente en carros, pero estos eran arrastrados por la corriente. Entonces, algunos esforzados vecinos se acercaron a caballo a las casas y haciendo nadar a sus cabalgaduras realizaron el peligroso salvamento. Entre estos ejemplares ciudadanos debe citarse al médico José de Argumosa y Ar- gumosa[3], quien a caballo se metió en uno de los edificios y sacó a dos niños. A caballo también realizaron algunos salvamentos el vecino Jose Mazón y el guardia municipal Julio Portilla.
            La prensa escrita y el pueblo en general destacaron la actuación de varias personas. “Con singular encomio al alcalde Señor Rodríguez Piró, al teniente alcalde señor Herrero, al ingeniero director del Depósito de la conducción de aguas señor González Irún, al juez de instrucción señor Torre y al jefe de la guardia señor Eguren”[4]. De esta manera fueron salvadas en aquel barrio 60 personas, muchas de las cuales se refugiaron en la nueva iglesia parroquial, la de Nuestra Señora de la Asunción.


 José de Argumosa y Argumosa


            Al llegar el agua desbordada del riachuelo Linares a la plaza de San Bartolomé invadió todos los establecimientos, causando grandes daños, viéndose afectado el establecimiento de comestibles de Tomás Elvira. El agua siguió por la calle de Pomar, hasta la de los Mártires, llegando hasta la mansión de Guillelmo Gómez Ceballos que no se encontraba en Torrelavega, pero si su familia que se dirigieron aterrados hacia la capilla de la casa y comenzaron a tocar la campana pidiendo socorro. Acudió el médico Ramón Miguel y Crisol[5], médico de la localidad, y otros vecinos, que sacaron a esta familia de esta situación y la trasladaron a la casa colindante de Micaela Sierra, donde se facilitó toda clase de ropas. Otra de las casas que sufrieron en aquel barrio fue la de la familia del general Ceballos, la misma precisamente a la que irá a veranear la infanta Isabel. Entre los daños en ella causados puede citarse “la destrucción de varios puentes en el trozo de finca conocido por El Bosque, y el derribo de unos metros de pared”. En el barrio de la Veguía o del Mortuorio, se producían idénticas escenas. Fueron voladas con dinamita, en el barrio de La Llama, varias paredes, con objeto de encauzar la inundación hacia los campos y evitar que el agua se precipitase dentro del pueblo.

 
Ramón Miguel y Crisol


            La zona de la Quebrantada también se vio afectada. El rio Sorravides, que cruza por aquella parte, se había salido de su cauce, precipitándose sobre la ciudad. En la carretera de San José y sitio conocido por el Cotero, el rio se llevó un trozo enorme de la carretera, inundando el resto. El puente de San José sufrió asimismo importantes destrozos, desapareciendo parte de su pretil, y rompiéndose la cañería de la antigua conducción de aguas. Más abajo, el puente de la cárcel, inmediato al correccional, fue destruido a pesar de su sólida y reciente construcción. El agua se espació por toda la calle de Herrerías y avanzó por las de Julián Ceballos, Comercio, paseo de Posada Herrera y barriada del Corralón. Los comercios de estas calles también sufrieron grandes daños, sobre todo el taller de coches de José Meana.
            Ejemplares fueron las actuaciones de varios vecinos participando en las labores de salvamento. Destacamos a los jóvenes Alberto[6] y José Velarde, y las empresas de coches de Ricardo Sainz, Eugenio y José Carranza. Lo mismo se puede decir de las autoridades locales. El alcalde Federico Rodríguez Piró telegrafió por la mañana al señor Gobernador Civil pidiendo ayuda. El gobernador interino señor Llaseras envió al Cuerpo de bomberos y al de la Cruz Roja. La fábrica de la Luz se había inundado, y para evitar que la población se quedara a oscuras el acalde pidió, también, teas. Le fueron remitidas ocho docenas que llegaron en el tren que salió de Santander a las 7 de la tarde.
            Mucha suerte tuvo el comerciante y ganadero Pedro Matías Gómez[7]. En el sitio de la Vega conocido por el Alisal tenía alojados 500 cabezas de ganado de cerda que por los pelos se salvaron, porque con las inundaciones se destruyeron todos los cubiles. Dos días antes les había trasladado. La factoría industrial de Solvay, establecida en Barreda, fue invadida por las aguas, sufriendo grandes daños. También la fábrica de luz “La Montaña” sufrió la rotura de varios cables de alta tensión, aunque a última hora de la noche se pudo volver a reanudar el servicio. También sufrió grandes averías la fábrica que en Caldas tiene los señores de Yllera.




 



[1] Bustamante Gómez, Tomás y Fernández-Regatillo Ruiz, Amparo; Federico Rodríguez Piró. De Flandes a Chile. Artes Gráficas Quinzaños, 2019.
[2] La Atalaya correspondiente al 20 junio 1908.                                                                                    
[3] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2018/06/jose-de-argumosa-y-argumosa-1879-1945.html
[4] La atalaya correspondiente al 20 de junio de 1908.
[5] Para más información ver el libro El Banco de Torrelavega 1920/1942 del mismo autor que este Blog donde tiene capítulo propio. Y también ver www.torrelavegaantigua.com/2012/03/ramon-miguel-y-crisol.html
[6] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2019/07/alberto-velarde-blanco-1876-1950.html
[7] Para más información ver la biografía que sobre Pedro Matías Gómez Sánchez contiene el libro El Banco de Torrelavega, 1920/1942 que ha publicado  el  autor  de  este  Blog.  Y  también  ver  https://www.torrelavegaantigua. com/2013/08/pedro-matias-Gómez-sanchez-comerciante.html