sábado, 15 de febrero de 2020

Primeros años del Tiro Nacional en Torrelavega


Representación del Tiro Nacional de Torrelavega 1915.
Colección Tomás Bustamante

            Fue en 1900 cuando se creó una sociedad de tiro a nivel nacional, aunque ya existían a finales del siglo XIX en España, lo mismo que en Europa, clubes que fomentaban la práctica del tiro como deporte. Sus directivos eran personas relevantes tanto del mundo civil como militar. La implantación de la Sociedad del Tiro de España fue imparable.
            Tras la pérdida de las últimas colonias se buscaban soluciones para la creación de un buen ejército. Una de ellas fue formar al mayor número de ciudadanos en el deporte del tiro para intentar mejorar la defensa de la patria. “La Sociedad obedecía a un fin patriótico, por lo que todos los españoles debían tener el mismo interés y prestar colaboración, en la medida de sus posibilidades”[1].
            Hubo que esperar diez años para que se constituya en Torrelavega esta sociedad. Hacía ya tiempo que un grupo de torrelaveguenses, amantes de su pueblo, estaban detrás de la idea de conseguir una representación de la benéfica institución El Tiro Nacional, que daría lugar a la creación de una Escuela Militar en la ciudad. Era verano de 1913, cuando Félix Ojeda, capitán responsable de la Caja de reclutamiento de Torrelavega y uno de los mejores tiradores a nivel nacional, preparó el proyecto.

Acta de la reunión para fundar el Tiro Nacional en Torrelavega 1913.
Colección Tomás Bustamante


            El 6 de julio de ese año se reunieron en el salón de actos del Ayuntamiento, presidido por Florencio Ceruti y Castañeda, un grupo de conciudadanos convocados por el capitán de infantería Felix Oceja Vallés. Todos los allí presentes, que más adelante serán citados uno a uno, “estuvieron conformes con fundar en Torrelavega una representación del Tiro Nacional. Seguidamente se procedió a redactar el Reglamento y a nombrar la Junta Directiva.
            El reglamento, editado el 16 de julio en la Imprenta de El Impulsor que estaba instalada en el número 2 de la calle Santander, constaba de 23 artículos. El 17 de agosto fue aprobado el Reglamento por Alberto Aguilera, que por entonces era Presidente en Madrid del Tiro Nacional. El reglamento en su artículo dos decía: “No existiendo en la capital de la provincia Representación del Tiro Nacional, y hasta tanto que la Junta Directiva central resuelva otra cosa, esta Representación de Torrelavega se considerará “provincial”, extendiendo su acción para el objeto exclusivo del Tiro Nacional a todos los pueblos y caseríos de la provincia. Y en su artículo 21, refiriéndose al tesorero: “Cuando la existencia en Caja pase de CINCO MIL PESETAS, se depositará con su firma y la del Presidente en el Banco de España”[2].
            Seis días después de la constitución de la representación en Torrelavega del Tiro Nacional, el sábado día 12 de julio, se convocó en las oficinas del reclutamiento a sus promotores y a toda la prensa local. El entusiasmo de los asistentes era palpable y todos aplaudieron la idea. Ese mismo día se hicieron 60 socios.
            Acudieron al acto y se hicieron socios ese mismo día, Florencio Ceruti y Castañeda[3] y también Federico Rodríguez Piró[4]. Lo mismo hicieron sus convecinos: Carlos Celis, Santiago Gutierrez, Manuel Ruiz Abascal, Ignacio Martínez[5], Paulino Canales[6], Genaro Rodríguez, Julián Urbina Alegre, Eufrasio Saiz, Pedro Sañudo Barasa, Alfonso Manso, Jose María Guerra, Vicente Blanco Balbás, Ramón Peña, Jorge Lapoivre, Alejandro Gutierrez Noriega, Leopoldo Ruiz-Capillas[7], Jose Peña, Vicente Hidalgo, Gerardo Cotera , Gerónimo García , Juan Lez, Hermenegildo Jiménez, Jose Miaja, Félix Ojeda, Alberto Guerrero, Luis Caso, Francisco Vega, Ruperto Yago, Ricardo Calle, German de Argumosa[8], Jose Ruiz de Villa, Álvaro Ruiz del Árbol Sañudo, Alejo Etchart Mendicouague[9], Enrique Barquín, Sebastián Hidalgo, Zacarías Cayón, Bernardo García, Dámaso García de los Salmones, Jose Manso, Valeriano Ingelmo, José Argumosa, Ceferino Mendaro, Antonio García de los Salmones, Luis Obregón, Alfredo García Bravo, Félix Rojas, Florencio Ceruti Fernández, Antonio Obregón, Juan Terisse, José Pereda, Carlos Rojas, Federico Ceballos, Juan Revuelta, Aquiles Macho, Jose Palencia, Enrique Saiz, Gregorio Ortega, Roberto de Argumosa, Justo Arce, Luis Molleda.


Señoritas de Torrelavega que obtuvieron los cinco primeros premios.
Colección Tomás Bustamante



            Cuatro días después, el miércoles 16, se celebró otra reunión a la que habían sido convocados todos los socios, y en donde se iba a elegir la primera Junta Directiva de la sociedad. Quedando como sigue: presidente José de Argumosa y Argumosa[10]; secretario Vicente Muñoz; vicesecretario Francisco de la Fuente; tesorero José Pereda y los vocales:
Félix Ojeda, Germán Argumosa y Eustaquio Baranda[11].
            El capitán de infantería, principal promotor de esta iniciativa, Félix Ojeda era un gran tirador. En febrero del año anterior participó en el concurso nacional que se celebró en Alicante. Con su fusil Máuser consiguió la medalla de plata en la tirada llamada “Libertad”, el segundo premio en el Campeonato de Alicante y el tercer premio donado por el Ministro de la Guerra[12]. Un brillante tirador que organiza el Tiro Nacional en Torrelavega.


Prueba del Tiro Nacional en Barcelona 1912.
Colección TomásBustamante

            Volvió a ponerse de actualidad esta sociedad un mes después. En las Fiestas de la Patrona se celebró el primer concurso del Tiro Nacional de Torrelavega. El día 24 de agosto de 1913, que era domingo, se celebró en el Polígono de Santiago de Cartes “el concurso colectivo para disputar la copa de plata, regalo del Ayuntamiento de Torrelavega”. El día escogido no acompañó. La climatología fue muy desagradable y además la Banda de Música no pudo acudir por encontrase en Colombres. No obstante, al acto acudieron bellas señoritas que también participaron en el Concurso femenino de Tiro de la Patrona.
            A la cuatro de la tarde comenzaron las tiradas, participando cinco equipos de seis tiradores cada uno. El equipo que se llevó la Copa de Plata estaba formado por los siguientes tiradores: Dámaso Salmones, Guillelmo Ceballos, Alfredo Guerrero, Antonio Martínez, Antonio Salmones y Luis Ceruti. El héroe de la jornada fue el Joven Guillelmo Ceballos que logró 31 puntos con cinco disparos, siendo ovacionado por todos los asistentes. Hay que reseñar que una de las personas más importantes dentro de esta sociedad, el capitán Ojeda, sufrió un aparatoso accidente al caerse y lesionarse por culpa de una alambrada.
            Solo habían pasado unos meses desde que se había formalizado la Sociedad de Tiro, cuando se inauguró la Escuela Militar. Se instaló en la calle Santander y el día escogido el miércoles 15 de octubre de 1913. Al acto acudieron muchas personalidades destacando al general de división Juan Ampudia López, el alcalde, Florencio Ceruti y Castañeda; jefes y militares de la zona militar, el presidente del Tiro Nacional de Torrelavega José de Argumosa y varios convecinos.
            Después de los discursos varias personas allí presentes, hasta 35, se inscribieron en la Escuela Militar. Las cosas se estaban haciendo bien, la sociedad iba por buen camino, hasta el punto de concederle a la Junta Directiva la organización del Concurso Nacional. Todos los años, aparte de los diversos concursos regionales, celebraba la Sociedad de Tiro Nacional un certamen General que este año correspondió, como hemos mencionado, a Torrelavega. Acudieron los mejores tiradores españoles, los tenientes coroneles Vázquez Aldama, Pons y varios capitanes, destacando Castro del Rosario que se había proclamado campeón mundial en el último concurso de Biarritz. Cuentan las crónicas que fue un día de fiesta para Torrelavega.
            Al mes siguiente la sociedad vuelve a salir a la calle. Durante la celebración de las fiestas de Santa Isabel, los socios del Tiro Nacional organizaron una tómbola para recaudar fondos los días 19, 20 y 21 de noviembre de este año de 1913. Pasa otro año, y como era costumbre en las Fiestas Patronales se celebró un Concurso de Tiro. Eran las 3.30 de la tarde del día 16 de agosto de 1914, cuando en el Campo de Tiro, situado en la hermosa robleda de Santiago de Cartes, se oyeron los primeros disparos. Se adjudicaran varios premios y una magnifica Copa de la Sociedad. La Banda popular amenizó el acto con mucha asistencia de público. Al mes siguiente, el 20 de septiembre, se cerró el plazo para el próximo curso de la Escuela Militar de Torrelavega.

Grupo de tiradores del Tiro Nacional de Zaragoza 1900.
Colección Tomás Bustamante


            En esta Escuela, donde funcionaba la sociedad del Tiro Nacional, era donde se hacía una preparación completa para futuros soldados de cuota. Además se expedían certificados de valor. Quedó vacante la plaza de conserje de la sociedad, y la junta directiva publicó las condiciones que tenían que tener la persona que iba a ocupar la plaza: Mayor de 25 años y menos de 40; conducta intachable; haber servido en el Ejercito; saber leer y escribir; disfrutar de perfecta salud, extremo que se comprobaba por un reconocimiento que hacía un medico designado por la sociedad. También debía comprometerse a vivir con su familia, que no podían ser más de cuatro, y vivirían en la casa propiedad de la sociedad en el campo de Tiro de Santiago de Cartes. Esas eran las condiciones.
Las instancias iban dirigidas al presidente de la sociedad, Jose de Argumosa y Argumosa. El nuevo conserje se decidió en una reunión celebrada por la junta directiva de la sociedad el día 10 de enero de 1915, y fue comunicado por el secretario de la Junta Directiva Vicente Muñoz. Para entonces, hacía pocos meses que se había nombrado profesor de la Escuela Militar del Tiro Nacional de Torrelavega, al capitán de Ingenieros Florencio Canales, hermano del comerciante de la ciudad Paulino Canales[13].
            El día 31 de este primer mes de este año se celebró una reunión para, entre otros asuntos menores, elegir la nueva Junta Directiva, quedando constituida como sigue: Presidente, José de Argumosa y Argumosa; Vicepresidentes, Félix Ojeda Vallés y Dámaso G. de los Salmones; Contador, Paulino Canales González; Tesorero, José Pereda Albisu; Secretarios, Vicente Muñoz y Francisco Fuente; Vocales, Leopoldo Ruiz-Capillas, Bernardo García, Eutiquio Saiz, Álvaro Ruiz Sañudo, José Paz Ponte, Francisco de la Torre, Francisco Cotera, Enrique Guerrero, Francisco González y Alfredo González Bravo.
            Este mismo mes se aprueba el presupuesto de “un edificio de planta baja en terreno propiedad de la Representación. Se destina a vivienda del conserje y tiene una sala para los tiradores; una Galería de tiro construida en terreno cedido en usufructo por el Ayuntamiento de Cartes. La obra había empezado en el mes de diciembre del año anterior con los movimientos de tierras, preparando el terreno para la realización de unos jardines por ser el suelo muy irregular. El contrato con el contratista, Fernández e Hijos[14], fue aceptado y firmado por las dos partes el día 6 de noviembre de
1914. El edificio de planta baja que se construyó contaba con un presupuesto de 4.000 pesetas, sin contar con la piedra necesaria ni el valor del terreno. Y para la construcción de la galería de tiro se había presupuestado 2.200 pesetas.

Entrega de premios primer certamen del Tiro Nacional 1900.
Colección Tomás Bustamante

            Para los cimientos se hizo una excavación de 0.60 de ancho por 0.50 de alto. Las paredes fueron construidas con piedra de mampostería de 1.10 de alto y el resto de ladrillo. Los postes de 0.18 por 0.18 de castaño o roble y las vigas y el encumbre de eucalipto. El suelo de planta de mosaico de cocina y los marcos de castaño y pino. También quedó reflejado en el contrato la forma de pago: mil pesetas al poner el tejado, mil pesetas al entregar la obra y las dos mil restantes al mes de entregarla, pudiéndose retrasar en el pago un mes pero siempre abonando la sociedad el medio por ciento cada mes[15]. Hubo nuevas tiradas de fusil en la tarde del jueves día 6 de mayo. Tomaron parte los señores Cotera, Noriega, Sañudo, Salmones, Ojeda, Anabitarte, Ceballos, Saro y Ceruti. Se hicieron dos tiradas de 5 balas cada una. Ganó en la primera el señor Salmones y en la segunda el señor Noriega. Álvaro Sañudo quedó en segundo lugar en ambas. En julio, el 4 de julio, se celebró una tirada infantil. Dispararon con carabina Escolar “Lebel” tres balas a 22 metros. En primer lugar quedo el niño Tomás Nuñez que hizo tres impactos con 22 puntos, en segundo lugar Ciriaco Parraga con 19 puntos.
            También hubo tiradas para niños. Allí se encontraban Jose Cueto, Miguel Pacheco, Bernardo Aristayeta, Vicente Muñoz, Benito Sollet[16], Jose Heras, Ángel Guerra, Ramón Peña, Enrique Paz, Pedro Saro, Tomas Nuñez, Diego Gutierrez, Guzmán Fernández, Jesús de la Vega, Ciriaco Parraga, Eugenio Caballero, Eustaquio Saiz, Aurelio Pérez, Luis Martínez, Enrique Cabrero, Federico Pérez, Manuel Pacheco, Adolfo García, Tomas Múgica, Juan Barahona, Gregorio Paarraga, Luis de las Cuevas, Mariano Meléndez, Anastasio Argoitia, Paulino Canales, Pedro Lavaro, Jesús Arce, Conrado Merino, Ángel Lucio, Manuel Buzán, Fidel Peña, Rafael Berruguete, Manuel Berruguete, Eufrasio Fernández, Julio Melero, Luis Peña, Miguel Fernández, Valentín Jarcia, Francisco Rodríguez, Pelayo Marcos,
Emilio Ruiz García, Salvador Duran, Samuel Pacheco, Jesús Ubalde[17] y Jesús Saro.
            Estos fueron los comienzos de esta representación. Fue la sociedad del Tiro Nacional de Torrelavega otra de las instituciones que dejará atrás Federico Rodríguez Piró cuando unos meses después embarque para Chile. La familia Rodríguez Piró también estuvo muy vinculada con el Batallón Infantil. Tenía esta organización una academia de música en donde se gestó la Banda Municipal.


Sello del Tiro Nacional de Torrelavega.
Colección Tomás Bustamante

            La batuta la llevaba Luis González Redondo, y el Batallón Infantil era regido por su Junta directiva. En los primeros años del siglo XX, la ciudad contaba con tan solo 940 vecinos que contabilizaban 4.700 habitantes. Pocos se preocupaban por el mantenimiento económico de esta organización. Por ello no quedó más remedio que solicitar ayuda por medio de las suscripciones. Con una peseta se apuntaron 187 convecinos, con cincuenta céntimos de peseta 63 y 2 con 25 céntimos. Hasta Chile llegaron las noticias y también contribuyeron al mantenimiento del Batallón Infantil.
            Fernández Vallejo envió 500 pesetas, Aquiles Rodríguez Piró 160, y enviaron 50 pesetas, Terán, Gómez Martínez, Gutiérrez Collantes y Fernández de la Reguera. Además el gerente de las Minas de Mercadal Juan Correa donó por mediación de Federico Rodríguez Piró 100 pesetas. Y por último también contribuía la Sociedad Eléctrica Montaña[18] que les suministraba la electricidad gratuitamente.




[1]  Hernández Vázquez, Manuel y Ruiz Vicente, Diana Belén; El tiro Nacional. Preparación para la guerra. Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte-INEF de Madrid. Universidad Politécnica de Madrid.
[2] Tiro Nacional. Reglamento para la Representación de Torrelavega. Colección Tomás Bustamante.
[3] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/09/florencio-ceruti-y-castaneda-baron-de.html
[4] Bustamante Gómez, Tomás; Federico Rodríguez Piró. De Flandes a Chile. Editorial Quinzaños, 2019.
[5] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2014/10/ignacio-martinez-conde-diaz-de.html?m=0
[6] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/06/ignacio-perez-canales-comerciante-y.html
[7] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2018/03/amancio-ruiz-capillas-delcastillo-1893.html
[8] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2016/02/ostenemos-que-remontar-hasta-1753-para.html
[9] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2014/01/alexis-etchartmendicouague-1850-1929.html
[10] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2018/06/jose-de-argumosa-yargumosa-1879-1945.html
[11] Bustamante Gómez, Tomás: El Tiro Nacional en Torrelavega. Documentos iniciales de esta delegación pertenecientes al autor de este libro.
[12] Carpeta correspondiente al año 1915. Colección Tomás Bustamante.
[13] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/06/ignacio-perez-canalescomerciante-y.html
[14] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/01/joaquin-fernandezherreros-cantero-y.html
[15] Condiciones estipuladas en el contrato para la construcción de una casa
para la Sociedad de Tiro Nacional. 6 noviembre 1914. Colección Tomás Bustamante.
[16] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/05/valentin-sollet-alonsocurtidor-y.html
[17] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/07/antolin-ubalde-martinezplatero-y.html
[18] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/03/compania-general-deelectricidad.html


domingo, 29 de diciembre de 2019

Antonio Rodríguez Aenlle (1826-1881). Marino, Guardia Civil y Alcaide de la cárcel del partido judicial de Torrelavega


  
  
A la derecha la Cárcel del partido judicial de Torrelavega, Colección Tomás Bustamante 


     El padre de Federico Rodríguez Piró, Antonio Rodríguez Aenlle[1] (1826-1881), era gallego de Lugo, y su madre, Teresa Piró del Campo (1828-1891), natural de Hoz de Anero en la antigua provincia de Santander. Antonio María Rodríguez Aenlle[2] nació[3] el día 23 de marzo de 1826 en el lugar de Rivas, perteneciente al concello de Trabada, en la provincia de Lugo. Tres días después, sus padres, Domingo y Rosalía, le llevaron a la iglesia de Santa María de Trabada para ser bautizado. Su partida de bautismo recoge la efeméride.

     Su padre Domingo Rodríguez Pereira (1790-1869) era hijo natural. Su madre Antonia Rodríguez le tuvo de soltera cuando vivía en Pavias. En cambio su madre, Rosalía, procedía de hidalgos lucenses. Su antepasado más lejano que hemos podido encontrar es Juan de Aenlle y Rocha[4], que gana en el siglo XVII la ejecutoria de hidalguía. Fallece en Trabada el 23 de abril de 1696. Este linaje que probó varias veces hidalguía en la Real Chancillería de Valladolid tuvo casas en el lugar de Gestoso, concejo de Miranda; en San Salvador de Santiso, en el concejo de Sante; en San Vicente de Vilameá, municipio de Vilameá y en la casa solar de la Rocha, también llamada solar de Aenlle, ambas en el concejo de Miranda y, por último, tuvo casa solar de Sarancedo también en el concejo de Miranda.

Teresa Piró Campo en 1890. Colección Manuel Villar Rodríguez


     La madre de nuestro biografiado Rosalia Aenlle Gómez[5] (1800-1875) nació[6] en Trabada, Lugo, a las 10 de la noche del 27 de diciembre de 1800. Era hija legítima de Josef María de Aenlle y Rocha y Nicolasa Fernández Pividal Gómez, vecinos de Pividal en la feligresía de Trabada[7].

Marino y Guardia Civil

     Antonio Rodríguez Aenlle, padre de Federico, se alista con 19 años como “quinto” en la caja de reclutas de Trabada, el 27 de marzo de 1845. Jura fidelidad a la bandera como marino, al pasar a la primera Compañía del segundo Batallón de Artillería de la Marina, el día uno de abril. Sus primeros meses fueron de instrucción, hasta que el 11 de junio se embarca en la Fragata Perla: “se hizo a la mar para Montevideo”. Dos años antes habían entrado en guerra Argentina y Uruguay. Para salvaguardar los intereses de los ciudadanos españoles, España envía la Fragata Perla al mando del capitán Antonio Estrada Giral. Cuando en 1845 “se hace a la mar”, a bordo iba Antonio Rodríguez Aenlle. Está Antonio en Montevideo durante los dos años siguientes.

Firma de Antonio Roríguez Aenlle. Colección Tomás Bustamante

     En 1848, en el mes de febrero, se embarca para La Habana. Navega en estas mismas aguas hasta el 4 de junio de 1852 que se dirige a la Isla de San Fernando, en la que permanece hasta el primero de septiembre, que es cuando recibe su licencia absoluta. En 1853 se encuentra licenciado y en su casa de Trabada. Antonio tiene 28 años y ha estado ocho navegando. Unos meses después, el 22 de junio, decide incorporarse voluntariamente a la Guardia Civil, concretamente a la 3ª Compañía del Tercio de la Guardia Civil en la provincia de Santander. A los 31 años de edad, Antonio Rodríguez Aenlle vive en Hoz de Anero, antigua provincia de Santander, y era labrador. No muy alto[8], medía 1.60 de estatura y ya estaba casado. De “pelo negro, ojos pardos, cejas al pelo, color moreno, nariz regular, barba cerrada, cara regular”. Así era el que va a llegar a ser alcaide. En Hoz de Anero conoce a la que va a ser su mujer Teresa Piró del Campo.


Fragata Perla


     Entró en el Cuerpo de la Guardia Civil[9], después de licenciarse como voluntario, el  primer día del mes de noviembre de 1855. “Quedó admitido por el comandante Capitán Miguel Bourgeaud”. En 1855 Antonio sigue en la provincia de Santander, hasta finales del mes de julio que es cuando se licencia. Meses después, el día primero de noviembre, vuelve a ingresar en la misma compañía y tercio para servir en la misma provincia dos años más. Hasta llegar al primero de octubre de 1857 en que se reengancha 6 meses más. Con 32 años llega a Torrelavega. Será un año en el que recibe varios premios y recompensas. Por la Cedula de 11 de marzo se le concede “el premio de 4 reales”. Además por Real Decreto de 7 de diciembre, “se le abonan dos años para optar a premios de constancia, por el natalicio del Príncipe de Asturias”.
     Antes de llegar a Torrelavega en 1858, Antonio Rodríguez Aenlle estuvo destinado en el cuartel de Reinosa. Allí nació su primer hijo Baldomero Rodríguez Piró, nueve meses después de su boda. Nació[10] Baldomero[11] a las ocho y media de la mañana del día 26 de mayo de 1856. En Hoz de Anero conoce a la que va a ser su mujer, Teresa
Piró del Campo[12] (1828-1891), que era natural de este mismo lugar. Si la abuela materna de Federico, Rosalía Aenlle, procedía de hidalgos lucenses, su mujer no se quedaba atrás. Los Piró habían llegado de Flandes en el siglo XVII. Son Flamencos. Inmigrantes, de la nación flamenca, “Personas venidas del extranjero a trabajar en los ingenios de fierro colado, luego Reales Fábricas de Artillería de Liérganes y La Cavada, Cantabria, en los siglos XVII y XVIII”[13].
     Procedían de la actual Valonia, comunidad francófona perteneciente a Bélgica. “La presencia de apellidos flamencos en Cantabria cobra intensidad con la puesta en marcha, después del año 1622, de las Reales Fábricas de Artillería de Liérganes y La Cavada. Para el trabajo en estas fundiciones de armamento llegaron desde Flandes decenas de familias, cuyos apellidos fueron adaptados a la fonética y escritura española. Uno de los que llegó de Flandes fue el ascendente más antiguo encontrado, Gaspar Piró[14], que había nacido hacia 1632 en Flandes. Viene a trabajar a la fundición de Lierganes. Se casa en la iglesia de San Pedro de este lugar en 1652 con Francisca Lombó. De esta unión nacerán dos hijos Juan[15] y Joseph Piró Lombó[16].


Los Rodríguez Piró en el Padrón de 1870. Archivo Municipal Torrelavega



    María Teresa Piró del Campo (1828-1891), mujer de Antonio Rodríguez Aenlle y madre del que fuera alcalde de Torrelavega Federico Rodríguez Piró, nació[17] el 16 de octubre de 1828 en Hoz de Anero. Fue bautizada ese mismo día por el cura Francisco del Piñal, siendo sus padrinos Manuel Piró y Josefa del Campo. María Teresa Piró del Campo falleció298 el 13 de julio de 1891 en Torrelavega a los 63 años de edad, no a los 56 como dice en su registro parroquial de defunción. A partir de este antepasado, el apellido Piró pasa a ser el segundo apellido que llevarán los hijos de Teresa Piró del Campo y su marido Antonio Rodríguez Aenlle. Sus 10 hijos serán Rodríguez Piró.
     Teresa Piró del Campo fue una mujer abnegada. Dio a Luz a diez hijos que tuvo que criar. Baldomero (1857-1864)-el primero con este nombre-, Nicolás (n. 1858), Federico (1859-1931), Adolfo (1861-1886), Francisco (n. 1863), Teresa (1864-1931), Cándida (1866-1946), Aquiles (1868-1949), Baldomero (n.1870) y María Ángela (1873-1901). La muerte de su marido Antonio, cuando contaba 56 años, hace que su vida todavía sea más difícil. Hay que recordar que Teresa tiene a su décimo hijo, una niña, con 45 años, quedándose viuda en 1881 cuando la pequeña solo contaba con 8 años de edad.

Alcaide

     Antonio Rodríguez Aenlle fue más de veinte años alcaide de la cárcel del partido judicial de Torrelavega[18]. El 24 de marzo de 1852, el alcalde del Ayuntamiento de Torrelavega, por aquel entonces José Felipe Quijano Moncalean[19], de acuerdo con el juez de Primera instancia, encarga a Antonio Martínez Oñate la redacción de un “Presupuesto de obra que se intenta hacer en la casa cárcel del juzgado de primera instancia del partido judicial de Torrelavega”. Así se denominaba el proyecto. Además del presupuesto que asciende a 15.736,17 pesetas se confecciona un plano de la nueva instalación[20].


Expediente de la Guardia Civil. Archivo General del Ministerio del Interior


     Fallece[21]Antonio Rodríguez Aenlle, como así consta en su registro sacramental, el día 11 de julio de 1881 a los 56 años de edad, de una “Hematosis copiosa”. Al día siguiente es enterrado en el cementerio municipal de Geloria de Torrelavega. Su mujer María Teresa Piró del Campo fallece[22], diez años después que su marido, el día 12 de julio de 1891 cuando contaba su misma edad, a consecuencia de una “insuficiencia”. Al día siguiente es enterrada en el cementerio municipal de Geloria, oficiando el acto religioso el párroco Ceferino Calderón Diaz. En ese momento estaba viuda con seis hijos: Nicolás, Federico, Teresa, Cándida, Aquiles y Ángela.


Para más información ver:
Bustamante Gómez Tomás; Federico Rodríguez Piró. De Flandes a Chile. Artes gráficas Quinzaños. 



[1] Tatarabuelo del autor de este post.
[2] Gómez en otros documentos y también Rodríguez Pereira
[3] Libro 5 Bautizados Trabada, folio 363.
[4] Real Chancillería de Valladolid. Pleitos de Hidalguía, legajo 1.334.
[5] En otros documentos Rosalía Aenlle Fernández Pividal.
[6] Libro Bautizados Trabada, folio 379 vto. y 380.
[7] Toda la genealogía del apellido Aenlle hasta antes de 1600 aparece en Bustamante Gómez, Tomás; Federico Rodríguez Piró. De Flandes a Chile. Artes gráficas Quinzaños, 2019. Ver páginas 107-141.
[8] 5 pies y 3 pulgadas.
[9] Firmaron la admisión el guardia 2º José Rodríguez y el guardia 1º Andrés Muñoz.
Archivo General del Ministerio del Interior, nº 2425, legajo 24.
[10] Libro Bautizados Reinosa (1825-1870), folio 176 vto.
[11] Valdomero en los documentos sacramentales.
[12] Última Piró pura, de primer apellido, de mis linajes.
[13] Bartolomé Marcos, Luis; Catalogo de “Flamencos” Trasmeranos, página 4, 2011.
[14] Registro 802 del Catálogo de Flamencos Trasmeranos, C.F.T.
[15] Nacido en 1648 en Lierganes, Cantabria.
[16] Toda la genealogía de este apellido Piró  aparece en Bustamante Gómez, Tomás; Federico Rodríguez Piró. De Flandes a Chile. Artes gráficas Quinzaños, 2019. Ver páginas 107-141.
[17] Libro Bautizados Hoz de Anero (1723-1851), folio 244 vto. Última Piró pura de mis linajes.
[18] No nos extendemos más porque dedicaremos un post de nuestro blog a la Cárcel del partido judicial de Torrelavega.
[19] Alcalde de 1852 a 1854.
[20] Archivo Municipal Torrelavega. Legajo H 126; carpeta 5
[21] Libro Difuntos Torrelavega (1875-1884), folio 161 vto.
[22] Libro Difuntos Torrelavega (1890-1898), folio 35 vto. y 36