lunes, 9 de mayo de 2022

José Nicolás Izaguirre Santisteban (*1898-1964) y el historiador Pepe Izaguirre (1922-2017) hijo predilecto de Torrelavega

 

A la memoria del admirado Pepe Izaguirre

 

Nicolás Izaguirre en la estación del Cantábrico de Torrelavega en 1916

 

            A Nicolás Izaguirre Santisteban Gaztañaga Irigoyen, con más de ocho apellidos vascos como le gustaba decir a su hijo, el historiador Pepe Izaguirre, le llamaban Colás, “mucho más corto y más claro”. Sus rasgos físicos, alto y delgado, también eran vascos. Siempre con la boina calada en la cabeza que  llevó puesta toda su vida.

            Los Izaguirre proceden del País Vasco. Como veremos más adelante, los primeros llegan a la antigua provincia de Santander a mediados del siglo XIX.

            El primer Izaguirre que encontramos en los primeros años del siglo XIX le localizamos en el pueblo de Ibarra, perteneciente a la antigua provincia de Guipúzcoa, José Antonio Izaguirre Arrozpide  nació[1] en Ibarra el 20 de agosto de 1818. Se casa[2] José Antonio en Ibarra el 10 de abril de 1837 con Josefa Antonia Sasiain Aizpuru, natural de la localidad de Alegría de Oria[3] también en Guipúzcoa y perteneciente a la comarca de Tolosa, hija de Juan Antonio Sasiain Argaia y Maria Antonia Aizpuru Eguia. Son los tatarabuelos de nuestro historiador Pepe Izaguirre.

            Este matrimonio tiene, entre otros un hijo llamado Martín José Izaguirre Sasiain, que nace[4] en Ibarra el 20 de septiembre de 1841. Se casa[5] este joven el día 24 de marzo de 1866 en la iglesia de la Consolación de Santander  con Juana Gaztañaga  nacida en Cillezuelo en la provincia de Burgos. La novia era hija de Francisco Gaztañaga, natural de Villafranca, y de Catalina Ibarvide, de Cizurquil, ambos en Guipúzcoa. Son los bisabuelos de nuestro historiador.

            De esta unión nacerá entre otros, ya en la capital de la antigua provincia de Santander,  José Antonio Izaguirre  Gaztañaga (1867-1946) que nace el 9 de junio de 1867 y fue bautizado[6] ese mismo día en la Iglesia Catedral. Más adelante se casará con  Faustina Santisteban Irigoyen, que son los abuelos de Pepe Izaguirre. El primero natural de Santander y su mujer de Pamplona.

            En aquellos años la mortalidad  infantil era muy elevada y a veces se cebaba en alguna familia. Tal fue el caso de José Antonio y Faustina que vieron morir a tres de sus hijos de muy corta edad. Vivian por entonces el  nº 59 bajo de la calle Calzadas Altas de Santander. El primer hijo, Angel,  falleció[7] en 1895 con tan solo 8 meses de edad. Tres años más tarde, en 1898, fallecía[8]  José de dos años de edad. Y ocho años después en 1906 fallecería[9] su tercer hijo al que pusieron de nombre Nicolás, cuando contaba 16 meses de edad. Además tuvieron a José Nicolás, Máxima y Lucía.

            José Antonio Izaguirre trabajó en el Ferrocarril del Cantábrico. Era el responsable del mantenimiento de los jardines de las estaciones del Ferrocarril del Cantábrico, desde Santander hasta  Llanes. Fue un experto y conocido cultivador de verduras y hortalizas. Ello le llevó a participar en muchos concursos agrícolas en la provincia de Santander, y también acudió y recibió premios en exposiciones en provincias limítrofes. 

            En 1912 participó en la Exposición agrícola organizada por la Sociedad Fomento Agrícola Cántabro, que se celebró los días 23, 24 y 25 de octubre donde obtuvo el “primer premio el señor Izaguirre por su remolacha forrajera y demás plantas que exhibe”[10]. Escribía de él El Cantábrico: “el señor Izaguirre: arboles forestales, espino natural y remolachas. Este modesto agricultor presenta preciosos ejemplares, entre ellos un plátano, de dos años, de gran altura, que llama la atención de todos los visitantes”[11].

            Dos años después, en octubre de 1914 destacó con los gusanos de seda. Así lo recogían los periódicos de la época: “Don José Izaguirre, jardinero del ferrocarril Cantábrico de Puente San Miguel. Este expositor es el único que ha concurrido a la Exposición, presentando una instalación notable y muy completa, con incubadora, semillas de gusanos de seda, capullos en las hojas, mariposas y capullos abiertos con estas madejas de seda cruda, cocida y teñida”[12].

            En 1916 se fue a Bilbao a participar en la Exposición de Frutos y Flores donde “D. Jose Izaguirre, obtuvo el primer premio y 100 pesetas por su colección de gusanos de seda”[13]. Y abundaba la prensa afirmando: “D. Jose Izaguirre de Puente San Miguel. El modesto  y culto empleado del Ferrocarril Cantábrico, expone este año su notable instalación sericícola, en la que no falta ni la incubadora para los gusanos de seda. Presenta también, y lo mencionamos porque este expositor merece toda clase de elogios, muestras de mantillo y algunas plantas”

            Más adelante es contratado como jardinero por el Hospital Marqués de Valdecilla donde también cultivaba una huerta de verduras y hortalizas para la cocina del hospital. Aquí se jubiló. Fallece José Antonio Izaguirre en la Casa de Salud de Valdecilla de Santander a los 80 años de edad, el día 15 de enero de 1946. Sus restos[14] reposan en la manzana nº 71 en el cementerio de Ciriego en San Román de la Llanilla.

            Es José Nicolás Izaguirre Santisteban (*1898-1964), el padre de nuestro historiador, el que sigue la línea sucesoria. Nace[15] Nicolás en Santander en los últimos años del siglo XIX.

 

El abuelo y el  padre de Pepe Izaguirre

 

         Comenzó a trabajar a los once años ayudando a su padre en el Ferrocarril del Cantábrico. Formó parte de las brigadas de obreros que reparaban el ferrocarril y se encargaban del mantenimiento de las vías.

       Cuando José Nicolás Izaguirre Santisteban tenía 24 años, se casó[16] en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción con Oliva Cobo González  de 26. La ceremonia se celebró el día 16 de enero de 1922 y la ofició el sacerdote de esta iglesia Emilio Revuelta. La novia era natural de Castañeda, del barrio Pomaluengo e hija de Demetrio y Herminia. Su padre, Demetrio, era el  casero  de Nicanor de la Torre ganadero que más adelante llevó la finca de Valentín Sollet[17] en la Lechera[18]. La mujer de esté, Gloria González, era prima carnal de la madre de Pepe Izaguirre. El matrimonio tuvo  un solo hijo José Izaguirre Cobo, nuestro historiador.

         Falleció[19] José Nicolás Izaguirre en Torrelavega a los 65 años, el 30 de abril de 1964. “Murió en vísperas del día del trabajo” decía su hijo Pepe. Al día siguiente el coadjutor de la parroquia, Amable Pelayo, le dio sepultura en el cementerio de Geloria. Su mujer Oliva Cobo González fallecerá diez años después, el día 11 de noviembre de 1974. Los restos de ambos reposan en el cementerio de Geloria “en una tumba antes de llegar a los nichos”, volvía a concretarnos su hijo.

 

 

El abuelo de Pepe Izaguirre

 

***

Pepe Izaguirre con 24  años

 

         José Izaguirre Cobo, el historiador Pepe Izaguirre, nació[20] a las tres de la mañana del día 21 de noviembre  de 1922 en el bar La Gloria donde vivían sus padres. Días más tarde, el día 5 de diciembre, fue bautizado[21] por el cura propio de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Emilio Revuelta. Este bar era propiedad de Dionisio Iceta Yarza que estaba casado con Esperanza González. Es el hermano de esta, Emeterio González, al que llamaban Terio, el que hereda el establecimiento. Allí trabajó Oliva Cobo González, la madre de Pepe Izaguirre, y su hermana Feli Cobo González como estanquera, porque Terio era tío carnal de Oliva.

            En 1925, cuando nuestro historiador tenía 3 años se muda toda la familia a vivir a una casa que había construido su padre al lado de los campos del Malecón donde jugaba la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega. Consiguieron hacer esta casa al tocarles, como a otros muchos torrelaveguenses, la lotería que repartió “Pepe el de la botica”  de la Farmacia de Antonio Ceballos[22]. 

            Es en febrero de este año cuando la Comisión Municipal de Torrelavega acuerda “trasladar a la Comisión de Fomento el escrito que Don Nicolás Izaguirre solicita autorización para construir una casa en el paseo de Posada Herrera y sitio de "Las Alcantarillas"[23]. Cuatro días después se le concede el permiso para “instalar el servicio de agua en su casa de nueva construcción en el paseo de Posada Herrera”[24].

            “Comencé mis estudios en  la Escuela del Oeste con 9 años, para que como decía mi abuela materna Herminia no se me hicieran los sesos caldo”. Pronto se reveló como un buen estudiante. De ahí pasó al Instituto Marqués de Santillana hasta que en 1942 aprobó el examen en Valladolid con premio Extraordinario “como bachiller universitario”.

         Posteriormente ingresa en la facultad de ciencias químicas en la Universidad de Oviedo. Allí cursa cinco años hasta que en 1947 obtiene la licenciatura en Químicas con veinticinco años.

         Al año siguiente ya está trabajando en Nueva Montaña Quijano. En 1952 se traslada a trabajar a Los Corrales de Buelna como jefe de fábrica. Veintiún años después, en 1973, es destinado como director técnico a la Compañía de Electrodos S. A. en Madrid.

 

Oliva Cobo González mujer de José Nicolás en 1915


            Pepe Izaguirre se casó[25] el día 30 de julio de 1949 con María Jesús de la Osa Nozal con la que tuvo dos hijos, José Izaguirre[26] (n.1950) oftalmólogo y casado con Sara Fernández;  y Ana María (n.1951) casada con  José Carlos Argos. Tuvo cinco nietos, Anuska, Laura, Bárbara, José y Elsa.

         En 1986 con 63 años se jubila y empieza una actividad para él desconocida hasta ahora. La culpa la tuvo Ricardo Bueno Fernández cuando le ofreció que le ayudara en sus recopilaciones históricas. Junto a un grupo de destacados torrelaveguenses recopiló textos, fotos, etc.,  dando cuerpo a un libro muy importante para la historia de esta ciudad, “Torrelavega 1900”. Allí estaba el capitán del barco Ricardo Bueno, el alma de este cuantioso trabajo; el infatigable y trabajador Cándido Román, y  nuestro Pepe Izaguirre. También acudían por este archivo del senador  Ricardo Bueno Fernández, Ángel Montes, Eduardo López  y Manuel Quevedo, entre otros.

         Fue también un torrelaveguense de pro; un destacado interior que jugo en varios equipos de futbol, en el Deportivo Torrelavega y en otros clubs de Santander. El baloncesto y la natación eran otros de sus deportes favoritos. Vivir al lado del Malecón, donde jugaba la Gimnástica, le obligó a saber nadar en el río Saja desde muy pequeño y llevar a este equipo en lo más profundo de su corazón. Destacó también durante muchos años como solista de la Coral de Torrelavega.


 

A la izquierda Eloy Fernández Navamuel, X, Jeromo, Ramón Aldama y José Nicolás Izaguirre en la Llama

 

         “Portugués” donde los haya, fue un gran aficionado a las tertulias. Participó en varias de ellas aportando sus grandes conocimientos siempre expresados con su amable socarronería. “Esta afición a las tertulias y a lo que se cuece en las mismas, es innata de los historiadores de fina intuición y amplios quehaceres ya que en ellas se evocan recuerdos y anécdotas de un pasado que se fue y del que debemos recoger todo aquello que merece ser relatado para futuras generaciones”[27].

            Personalmente coincidí muchas veces con Pepe Izaguirre en el Archivo Municipal en los primeros años del siglo XX cuando él seguía “viendo papeles” y yo comenzaba a investigar sobre el Banco de Torrelavega. Allí nos vimos hasta la publicación del libro en 2009, “El Banco de Torrelavega 1920/1942”. Para llegar a aquel inadecuado lugar, una buhardilla del Palacio Municipal, había que subir nada menos que setenta y dos escaleras, cifra que repetía constantemente nuestro admirado investigador. Después pasó este Archivo a los bajos del antiguo Sanatorio del Carmen, más adelante y durante muy poco tiempo, a las antiguas Escuelas de Solvay hasta que se construyó en 2010 el actual y magnifico Archivo Municipal  y Hemeroteca de Torrelavega.


 

Emeterio González Flor, Terio, en 1915. Dueño  del Bar La Gloria

 

         Entre su obra histórica me atrevo a destacar el libro “22 calles de Torrelavega” que para muchos de nosotros es nuestro libro de cabecera. ¡Qué gran trabajo de investigación!

        Con 94 años, el 12 de noviembre de 2016, el Ayuntamiento le nombró Hijo Predilecto de la Ciudad[28]. El alcalde, José Manuel Cruz Viadero, en nombre de la Corporación y de la ciudad, agradecía al escritor su trayectoria profesional, su "documentada" labor de recopilación y divulgación para rescatar del olvido páginas importantes de la historia local.

            Un año después, José Nicolás Izaguirre Cobo, Pepe Izaguirre, falleció en la ciudad que tanto quiso. Era el 26 de diciembre de 2017 y contaba con 95 años de edad. Su mujer, María Jesús de la Osa Nozál, había fallecido siete años antes,  el día 9 de julio de 2010. Los restos de ambos reposan en el cementerio de Geloria en la Llama de Torrelavega en una sepultura en el suelo “antes de llegar a los nichos” junto a los padres de Pepe, José Nicolás y Oliva.

***

 

IMÁGENES PARA EL RECUERDO



 

 

Herminia, abuela paterna de Pepe Izaguirre

 

 

Nicolás, padre de Pepe a la izquierda y Eloy Fernández Navamuel de pie a la derecha que era aviador republicano. Traía gente y les daba una vuelta en el avión por Torrelavega por 5 duros. Aterrizaba al lado del Malecón.



Nicolás Izaguirre a la izquierda debajo de la señora de blanco en la bolera de la Farmacia


 

En el centro de la foto la mujer de Pepe Izaguirre Oliva junto a sus hermanas Evangelina y Feli en la fiesta de  San Cipriano en 1921


El padre de Pepe Izaguirre sobre los hombros de Ramón Aldama, a la derecha Eloy Fernández Navamuel 1921


 

Feli Cobo González, hermana de la madre de Pepe, estanquera del Hotel Bilbao


 

Emeterio González Flor, Terio, en 1915. Dueño  del Bar La Gloria.



[1] Libro 2 Bautismos Ibarra, folio 185 vto.

[2] Libro 1 Matrimonios Ibarra, folio 137 (bis)

[3] En la actualidad, en euskera y oficialmente es Alegia.

[4] Libro 3 Bautismos Ibarra, folio 57.

[5] Libro Casados Santander (1864-1868), folio 32 vto.

[6] Libro Bautizados Santander (1865-1870), folio 108 vto. Fueron sus padrinos de bautismo Antonio Muriedas y María de Arce, ausentes, en cuyo nombre le tuvieron en la Pila Bautismal Miguel Aristeguieta y Juana Selalya, naturales de San Sebastián.

[7] Ver La Atalaya correspondiente al 31 de junio de 1895.

[8] Registro Civil, movimiento demográfico del 3 de julio de 1898.

[9] Registro Civil, movimiento demográfico del día 28 de septiembre de 1906.

   Publicado en El Cantábrico correspondiente al 29 de septiembre de 1906.

[10] Ver El Cantábrico correspondiente al día 26 de octubre  de 1912.

[11] Ver El Cantábrico correspondiente al día 24 de octubre de 1912.

[12] Ver El Cantábrico correspondiente al 26 de octubre de 1914.

[13] Ver El Cantábrico correspondiente al 22 y 24 de octubre de 1916.

[14] Cementerio de Ciriego, nº de orden 68 correspondiente al libro del mes de enero de 1946.

[15] La fecha de nacimiento es solo aproximada.

[16] Libro Casados Torrelavega (1910-1923), folio 216.

[17] Ver https://www.torrelavegaantigua.com/2013/05/valentin-sollet-alonso-curtidor-y.html

[18] En esta finca hoy está alojada la fábrica de Armando Álvarez, ASPLA.

[19] Libro Difuntos Torrelavega Libro 18, folio 97.

[20] Libro Bautizados Torrelavega (1921-1923), folio 143 vto. y 144.

[21] Fueron sus padrinos de bautismo Emeterio González y Concepción Gómez.

[22] https://www.torrelavegaantigua.com/2012/05/la-farmacia-ceballos.html

[23] Aparece publicado en El Cantábrico correspondiente al 6 de febrero de 1925.

[24] Ver El Cantábrico correspondiente al  10 de febrero de 1924.

[25] Libro Casados Torrelavega (1936-1950),  folio 237.

[26] Libro Bautizados Torrelavega, nº 28,  (1946-1950) folio 182.

[27] Palabras de José Ramón Saiz en el acto del nombramiento como Hijo predilecto de la Ciudad.

[28] Fue el Grupo de opinión Quercus el que solicito al ayuntamiento de Torrelavega este reconocimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario